Municipalismo. Cómo cambiar las ciudades

Jordi Borja

Geógrafo urbanista

Moderación

Pedro Chaves

Politólogo. Universidad Carlos III

Marià de Delàs

Periodista

Conclusión del debate Mayo 2015

Ver ponencia inicial »

¿Se pueden cambiar las ciudades? Esta pregunta ha sido el punto de partida de la ponencia que el geógrafo y urbanista Jordi Borja ha desarrollado en nuestra web durante los dos últimos meses.

En ella, su autor planteaba que hay que “socializar políticamente las elecciones” y que, ante el cambio de época en el que estamos, es preciso replantearse la ciudad metropolitana, la base económica, la unificación fiscal y política y un proyecto urbanístico integrador. Esto, a su juicio, requiere grandes proyectos entre los que se encuentran reorganizar el mapa territorial o adaptar la institucionalidad política y financiera a las realidades económicas y sociales para hacer posible una fiscalidad más justa.

Aboga el ponente por acentuar actuaciones especialmente referidas a la pobreza, la vivienda, el empleo y la protección social. Ante las actuaciones más potentes, las referidas al urbanismo, las intervenciones en el tejido urbano o los desarrollos nuevos, se pregunta: ¿para quién? Recuerda que hay tener en cuenta los efectos perversos de las buenas acciones urbanísticas, las que mejoran la ciudad pero contribuyen a multiplicar los precios del suelo y de la vivienda porque esto suele acabar redundando –afirma- en la expulsión de las ciudades de los sectores populares y a veces también medios.

Apuesta Borja por yugular la especulación mediante políticas fiscales y urbanísticas que a la larga acaben socializando el suelo urbano y urbanizable. Y termina haciendo votos por la llegada del aire fresco: “Los portavoces de la nueva política –escribe- se presentan a las elecciones, veremos cuando lleguen al gobierno lo que proponen y lo que hacen después… Ya es mucho que existan, que hayan sabido presentarse exitosamente en el escenario político y mediático y que tengan opciones de gobernar tanto a nivel local y autonómico como estatal. Pero por ahora, sobre todo es una marca. Y la marca también se ha convertido en producto”.

En el foro de Espacio Público pueden leerse las diversas aportaciones que a la exposición de Borja han ido haciendo distintos autores, entre ellos Enrique del Olmo, Rosa de la Fuente, Martiño Noriega, Xulio Ferreiro, Francisco Ramos, Nacho Murgui o Jaume Grau entre otros.

Frente al “Resistir es tener esperanza” de René Chair que citaba Borja en su ponencia, Martiño Noriega, candidato por Compostela Aberta a la alcaldía de Santiago, sostiene que “Resistir es perder” y señala la gravedad que supone que el PP haya realizado, en estos últimos años, “una privatización partidaria de los ayuntamientos bajo la coartada del necesario cambio conservador, y mientras Roma arde”.

El socialista Ramos Antón, parlamentario en las Cortes de Castilla León, exponía en su aportación que “en la maleta de las grandes reformas no hay que olvidar constitucionalizar el derecho al gobierno local y el espacio político de las competencias locales, para que no se lo lleve el viento”.

Por su parte la profesora de Ciencia Política Rosa de la Fuente planteaba, entre otras cuestiones, cómo se puede sustituir el urbanismo neoliberal del ciclo expansivo de la economía por un urbanismo social en un contexto de contención de las inversiones públicas o privadas.

El candidato de Marea Atlántica a la alcaldía de A Coruña, Xulio Ferreiro, si bien no cree “que podamos esperar de estas elecciones municipales que sean el pistoletazo de salida inmediato a un proceso constituyente sí piensa, sin embargo, que pueden servir para recuperar la esperanza e impulsar eso que llamamos “nuevo ciclo político”.

Nacho Murgui, número dos, tras Manuela Carmena, en la lista de Ahora Madrid al ayuntamiento, ha querido valorar positivamente por escrito el hecho de que, “tras décadas de desafección política y desencanto, de acudir a las urnas con la “pinza en la nariz”, llega ahora el momento de la sonrisa y la alegría de seguir avanzando en los cambios que hagan de nuestro país y de nuestras ciudades lugares dignos en los que vivir”.

Como colofón al debate en la web, Público TV emitió por streaming el miércoles 20 de mayo un coloquio moderado por la periodista Pepa Roma y en el que, además del propio ponente, los participantes fueron Montserrat Muñoz, número dos a la Comunidad de Madrid en las listas de IU; Carme García Lores, PSC, alcaldesa de Rubí; Nacho Murgui, Purificación Causapié, número dos por el PSOE al ayuntamiento de Madrid y el sociólogo Julio Alguacil, profesor de la Universidad Carlos III.

Ponencia inicial 3 de Abril del 2015

Jordi Borja

Geógrafo urbanista

“Resistir es tener esperanza” (René Char)

“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo” afirmó, segun cuentan, Arquímedes. Las elecciones municipales en España probablemente no moverán el mundo pero sí a muchos cargos públicos de sus sillones de platea, no únicamente alcaldes y concejales. Puede ser el fin de un sistema político carcomido y desacreditato y una renovación de la política y de la mayoría de sus representantes institucionales actuales. Según cuál sea el resultado de estas elecciones las siguientes, las generales, serán simplemente la puntilla. No plantearlo así no solamente sería perder una oportunidad de iniciar un proceso de “salud pública” sino también frustrar las esperanzas latentes de una ciudadanía que vive en un estado de malestar permanente.

Por lo tanto hay que “socializar políticamente las elecciones”. Expresar el rechazo del sistema electoral, el bipartidismo, el gobierno del PP, la reducción de la política a la delegación electorial, la partitocracia, la miseria de los instrumentos participativos, etc. El adversario principal es el PP. Hacer de las elecciones municipales la derrota aplastante del PP y de sus cómplices (en cada ciudad o comunidad autónoma los hay). Se trata de democratizar una democracia interrupta y a la vez degenerada. El discurso político democratizador del ámbito local hay que elevarlo al conjunto del Estado.

Estamos en un cambio de época. El capitalismo financiero global condiciona las economías locales. Triunfa la especulación sobre la producción y todo es mercancía, los valores de cambio se imponen a los de uso. No hace falta leer a Piketty para observar cómo crecen las desigualdades y exclusiones sociales en nuestras ciudades. Un indicador nada sospechoso de “izquierdista” coloca a Madrid y Barcelona entre las ciudades de menos “cohesión social”.(1)IESE. Business School, Centro de Globalización y Estrategia. Indice “Cities in Motion”, 2015. Como es sabido el IESE está estrechamente ligado al Opus Dei. Patrocinan el estudio Scneider Electric, Telefónica e IBM. En el ranking de cohesión social, entre 148 grandes ciudades del mundo, Barcelona se sitúa en el número 129 y Madrid en el 124 . En cambio en el ranking global (incluye además capital humano, economía, gestión pública, gobernanza, movilidad, medio ambiente, planificación urbana, proyeccción internacional y tecnología) Barcelona se sitúa en el lugar 34 y Madrid en el 35. Las ciudades “centrales” españolas se recalificaron en las dos décadas que siguieron a las primeras elecciones municipales democráticas post dictadura (1979). Pero a partir de los años 90, el boom immobiliario primero y la posterior crisis la década después se han hecho gradualmente excluyentes: han expulsado a sectores populares, jóvenes e inmigrantes hacia las periferias “donde la ciudad cambia de nombre”, es decir urbanización sin ciudad.(2)Candel, Francisco, reflejó las condicione de vida de los barrios de chabolas en los años 50 en una de sus primeras obras. La “urbanización sin ciudad” es lo urbano sin ciudadanía, sin derechos.
El informe del Banco Mundial de 2009, en plena crisis del sector immobiliario, consideraba como uno de los principales indicadores del “desarrollo” es el número de km cuadrados de urbanizaciones periféricas y diseminadas, segregación y exclusión sociales, barrios cerrados, suelos expectantes para especular, etc. Todo ello con altos costes sociales y ambientales. Los organismos internacionales apostaron por la especulación.

Hay que replantearse la ciudad metropolitana (plurimunicipal): la base económica (economía productiva, social y verde), la unificación fiscal y política y un proyecto urbanístico integrador. Y esto requiere grandes proyectos, sin miedo a la palabra a veces pervertida. Hay que evitar caer del lado del “socialismo reaccionario”(3)Crítica de Marx y Engels a Sismondi y otros cientistas sociales que escandalizados por la expulsión de los campesinos y la miseria urbana y laboral de los trabajadores de la industria mitificaron el pasado precapitalista.. Se trata de “hacer ciudad”.

Es urgente reorganizar el mapa territorial. Sin entrar en el tema de las nacionalidades en España, sobran muchos municipios, sobran las provincias y cualquier otra entidad intermedia. Incluso sobran bastantes comunidades autónomas. Excepto en algunas zonas rurales y de baja urbanización, es necesario organizar el territorio en entidades urbanas o metropolitanas, bien tengan una ciudad central o tiendan a polarizarse por algunas ciudades intermedias. La cobardía y los intereses corporativos de la actual clase política ante reformas estructurales (y electorales), las prebendas que genera la multiplicación de instituciones y entidades territoriales y la consiguiente ineficacia y opacidad de las mismas representan un alto coste económico y político. Estas entidades tendrán gran parte de las municipales, las de las provincias y parte de las autonómicas.

Los actuales municipios serán circunscripción electoral (sin perjuicio de una estricta proporcionalidad) y entes descentralizados con funciones de ejecución, gestión, cooperación e iniciativa. Hay que adaptar la institucionalidad política y financiera a las realidades económicas y sociales. Lo cual hace posible una fiscalidad más justa.

Las izquierdas, cuando llegan a ocupar los gobiernos locales, tienden a actuar en tres direcciones: actuaciones sociales de urgencia en barrios deficitarios y para poblaciones vulnerables; mejora de los servicios públicos de uso colectivo, los medioambientales y los culturales; y finalmente intervenciones urbanísticas: espacio público, equipamientos, vivienda protegida o social y en algunos casos generación de empleo. Nada que oponer, las intenciones son buenas y los resultados immediatos acostumbran a ser positivos, pero limitados. Sería un gran error no acentuar estas actuaciones, especialmente referidas a la pobreza, la vivienda, el empleo y la protección social.

Pero precisamente ante las actuaciones más potentes, las referidas al urbanismo, las intervenciones en el tejido urbano o los desarrollos nuevos, hay que preguntarse ¿para quién? No discutiremos los beneficios que reciben los afectados por estas actuaciones. Pero ¿y después? Hay que tener en cuenta los efectos perversos de las buenas acciones urbanísticas. Se mejora la ciudad, se multiplican los precios del suelo y de la vivienda y el mercado acaba expulsando a los sectores populares y a veces medios. Son sustituidos por población de mayores ingresos, comercios y oficinas y usos turísticos. Se trata de intervenir en los procesos causales excluyentes: control del suelo y recuperación de plusvalías, operaciones de vivienda, policentrismo, mixtura social y funcional. Y ante todo yugular la especulación mediante políticas fiscales y urbanísticas (que a la larga acaben socializando el suelo urbano y urbanizable). No hay que temer a la señora “propiedad” cuando se trata de bienes vocacionalmente comunes como el suelo, el agua, el aire y la energía. No vamos a ser menos que los griegos antiguos.

Para terminar, veamos esta nueva palabra: “passepartout”, como el Cantinflas de La vuelta al mundo en 80 días. Me refiero a la “nueva política”. “Desconfiad de las palabras”, leí en un enorme graffiti en el barrio parisino de Belleville (por cierto, muy cerca de la librería Le Genre Urbain, especializada en temas urbanos). Nació como marca de una actitud política crítica, gente indignada que quería que se le tuviera en cuenta, que sentía que los representantes institucionales no le representaban, que aspiraba a conquistar derechos reales y no meramente formales. Se ha convertido en una marca. Ha circulado mucho, demasiado, ha dado vueltas y vueltas, el círculo se ha hecho vicioso… La marca existe, pero el producto aún no. Los portavoces de la nueva política se presentan a las elecciones, veremos cuando lleguen al gobierno lo que proponen y lo que hacen después. No es una crítica, es lógico que sea así, hay que ver cómo actúan cuando se enfrenten con la resistencia de la realidad. Ya es mucho que existan, que hayan sabido presentarse exitosamente en el escenario político y mediático y que tengan opciones de gobernar tanto a nivel local y autonómico como estatal. Pero por ahora, sobre todo es una marca. Y la marca también se ha convertido en producto.

¿Cúal es el producto? El contenido específico de la “nueva política” es la participación, la iniciativa popular, la movilización social. La propaganda es legítima y necesaria pero, con más o menos apoyos, los gobernantes deben saber qué quieren ellos y qué quieren los ciudadanos, cuáles son las prioridades y los instrumentos y cuál la estrategia para alcanzar resultados a medio y largo plazo, no solo lo inmediato. Los ciudadanos esperan que los gobernantes, los nuevos, se enfrenen con problemas a los que aportar algunas soluciones. Tienen derecho a participar, criticar, proponer y apoyar, pero no el deber. Las llamadas a la movilización son acciones retóricas. Se hacen si hay condiciones concretas, pero no se proclaman.

Una última consideración sobre el tiempo. Políticas ciudadanas que dejen huellas, que dificílmente sean reversibles, que modifiquen la relación de fuerzas entre la acumulación especulativa de capital y la mejora significativa del salario indirecto o ciudadano (o reproducción social) y que suponen una dinámica profunda que reoriente las tendencias perversas actuales requieren tiempo. Cuando la nueva política, con su honesta y necesaria ambición transformadora, inicie su travesía en las instituciones de gobierno debe tener muy claro cuál es su objetivo prioritario: mantenerse en el poder, ganar las siguientes elecciones y las siguientes. Los grandes cambios requieren en muchos casos 10 ó 15 años de poder político con apoyo e iniciativa populares.

Hay que partir de la base que las elecciones se ganan porque los que gobiernan las pierden, como decía Popper (en esto creo que tenía razón)(4)Popper aducía un argumento simple. Los ciudadanos votan principalmente porque no quieren que los que gobiernan sigan, quieren echarlos. Votan a otros sin saber muy bien que harán pero al menos para probarlo.. Para ganar las próximas elecciones no es necesario tener un programa concreto, ni una respuesta para todo. Como leí en una inscripción de un muro en Lima: “No queremos hechos, queremos

ilusiones”. Transmitir ilusión y esperanza, sinceridad y seriedad es la clave. Pero hay que saber lo que se va a hacer durante los primeros seis meses, y eso supone tener una idea clara de los objetivos y de los instrumentos. Lo que no se plantea al inicio del mandato difícilmente se va a realizar más tarde.

Evento sobre la ponencia

Especial municipalismo

Debate emitido por Público TV el 20-5-15. Participaron Jordi Borja, ponente; Montserrat Muñoz, IU; Carme García Lores, PSC, alcaldesa de Rubí; Nacho Murgui, Ahora Madrid; Purificación Causapié, PSOE y el sociólogo Julio Alguacil. Moderó Pepa Roma.

HAY 16 intervenciones

Enrique del Olmo

Sociólogo y militante socialista
16/04/2015

Tres retos ante las municipales

Al leer el texto de Jordi Borja la primera sensación que uno tiene es ¿Cómo tanto y de tanto calado, en tan poco? Superado el primer impulso de ser un “palmero” de la contribución de Jordi, paso a anotar algunas pinceladas que me parecen especialmente relevantes. Quizás teñidas con una visión demasiado madrileña, pero no por ello menos universal. Empiezo por el “socializar...

Seguir leyendo »

Carlos Javier Bugallo Salomón


16/04/2015
-

Enlaces
4752-LA DEMOCRACIA EN PROSPECTIVA.pdf

Municipalismo y democracia

Saludo con entusiasmo el nuevo tema de Debate que nos propone Público.es, muy necesario de cara a los próximos comicios del mes de Mayo. Está claro que Jordi Borja propone en su Ponencia, como ‘instrumento’ esencial de la ‘nueva política’ en ciernes, una renovación y mejoramiento de nuestra democracia actual, objetivo al que el municipalismo puede contribuir decisivamente. Quien...

Seguir leyendo »

Jaume Grau

Periodista
20/04/2015

Las elecciones más importantes

Las ciudades, en oposición a los estados, han sido las verdaderas vertebradoras de la idea de Europa y son las responsables de mantener aún vivo el pulso de su identidad. La cultura, el comercio o la generación de ideas se crean y trasmiten desde las urbes. Las ciudades tienen un impulso propio, una dinámica, que las hace difícilmente controlables desde el poder, desde el poder de los...

Seguir leyendo »

Carlos Javier Bugallo Salomón


21/04/2015

Municipalismo y federalismo fiscal

Si en mi primera intervención he hablado de los aspectos políticos del ‘nuevo’ municipalismo, ahora me gustaría hacerlo sobre los aspectos económicos. Pero lo haré desde una perspectiva muy concreta y parcial: el del federalismo fiscal, que es una disciplina que forma parte de la Economía del Sector Público. Para ello remito a los lectores de Público.es el enlace de una publicación...

Seguir leyendo »

Martiño Noriega

Portavoz de Anova, candidato por Compostela Aberta a la alcaldía de Santiago
21/04/2015

Resistir es perder (contextos y respuestas)

Nadie duda de la importancia de las elecciones municipales en el ciclo histórico-político que estamos por vivir. La analogía (o el deseo) de reeditar en otro espacio-tiempo las municipales del 31 nace de la necesidad de ser capaces de lograr un punto de inflexión que reescriba el guión de lo establecido. El contexto general y en mayor o menor medida el contexto local, así lo demandan. En...

Seguir leyendo »

Francisco Ramos Antón

Sociólogo. Parlamentario socialista en las Cortes de Castilla y León
24/04/2015

Más espacio político para la democracia local

El conocido trilema de Rodrik, que propone la incompatibilidad de globalización, democracia y soberanía nacional, deja una “salida” para la democracia y su profundización en el ámbito y en el espacio político local. Dani Rodrik afirma que puede haber globalización y democracia -en instituciones supraestatales-, pero sin soberanía nacional, de ahí la deriva soberanista de las nuevas...

Seguir leyendo »

Carlos Javier Bugallo Salomón


24/04/2015

El PSOE y el ‘síndrome de Mariló Montero’. Reflexiones sobre el municipalismo socialista

El ejemplo de la periodista Mariló Montero ha servido para ilustrarnos dos verdades apodícticas, irrefutables. Una, que se puede ser un mal profesional sin que ello tenga consecuencias practicas -en forma de reproche o despido-, siempre y cuando uno tenga buenos padrinos políticos. Otra, que en un mismo cuerpo u organismo pueden convivir dos ‘almas’ distintas, incluso opuestas. La segunda ...

Seguir leyendo »

Nacho Murgui

Ahora Madrid
27/04/2015

La nueva política en el poder local. Ilusión sin ilusionismo

Tras un largo periodo de movilizaciones sociales, como no se había visto en la historia reciente de nuestro país, llega un ciclo electoral en el que iniciativas políticas novedosas parecen dar cauce a los anhelos de cambio de buena parte de la ciudadanía. Tras décadas de desafección política y desencanto, de acudir a las urnas con la "pinza en la nariz", llega la sonrisa y la alegría de...

Seguir leyendo »

Rosa de la Fuente

Profesora de Ciencia Política en la UCM
29/04/2015

Ni asunto doméstico, ni grandes ventajas comparativas

Coincido con mis colegas en que éste es el momento de pensar la política desde otros márgenes, de recuperar la democracia y la vocación cívica. Sin embargo, las instituciones tradicionales y las nuevas formas de hacer política deben convivir al menos por el momento, mientras se diseña un modelo de democracia participativa, que sea sustancialmente, y no “retóricamente”, diferente. Con ...

Seguir leyendo »

Carlos Javier Bugallo Salomón


30/04/2015
-

Enlaces
4879-LA PLANIFICACIÓN ECONÓMICA.pdf

Municipalismo y planificación

No hace mucho tuve la ocasión de ver en la televisión al economista y tertuliano José Carlos Díez, y escuchar cómo le espetaba a Juan Carlos Monedero que el Estado debe abstenerse de planificar. Como sin duda sabrá todo estudiante de ciencias políticas, la formulación de políticas públicas aprobadas en las asambleas legislativas (centrales o subcentrales) normalmente se ve acompañada,...

Seguir leyendo »

Pedro Chaves

Profesor CC. Políticas
04/05/2015

Siberia a nuestros pies

En Memorias de la casa muerta Dostoieviski pinta un fresco de Siberia que genera perplejidad: un lugar maravilloso en el que vivir si se sabe entender el sentido de la vida. La ironía sirve de frontispicio para un relato sórdido de un lugar donde solo es posible sobrevivir. España no es Siberia, pero muchos lugares de nuestra geografía se han convertido en invivibles, en insostenibles,...

Seguir leyendo »

José Manuel Calvo

Concejal de Desarrollo Urbano Sostenible. Ayuntamiento de Madrid
05/05/2015

La planificación urbana, eje central de la nueva política municipalista

Plantea Borja (2015), en la ponencia que da pie a este debate, que “el contenido específico de la “nueva política” es la participación, la iniciativa popular, la movilización social” (parr. 10). No cabe duda de que esto es cierto, nadie puede negarlo, pero siendo este conjunto de actuaciones «necesarias» para caracterizar esa nueva política que empieza a prefigurarse en los...

Seguir leyendo »

Xulio Ferreiro

Candidato da Marea Atlántica á alcaldía da Coruña
07/05/2015

Elecciones municipales y política en mayúsculas

Uno de los tópicos que más recurrentemente se escuchan cuando se habla de política municipal es que en este ámbito las grandes líneas ideológicas y programáticas son irrelevantes, puesto que se trataría de ejercer el gobierno local desde la perspectiva de la “gestión” como elemento característico de actuación. No es sólo que eso haya sido siempre falso, sino que desde la...

Seguir leyendo »

Carlos Javier Bugallo Salomón


10/05/2015
-

Enlaces
4885-LOS SERVICIOS PÚBLICOS.pdf

Municipalismo y Servicios Públicos

Remito un nuevo documento donde hablo de los servicios públicos, tema este que debería ser central en todo discurso progresista. Como expongo en este documento, para que existan servicios públicos no es condición necesaria que sean suministrados por el Estado. Tampoco resulta suficiente esta titularidad estatal si queremos unos servicios públicos eficaces, eficientes y de calidad, pues el...

Seguir leyendo »

Daniel Morcillo Álvarez

Arquitecto y urbanista
14/05/2015

Un discurso urbano para la ciudad

El tema propuesto en el Foro Público es una buena oportunidad para aproximarnos a una serie de aspectos que sobrevuelan por nuestras ciudades pero que en rara ocasión terminan por asentarse en lo concreto. Las sugerencias que encontramos en el texto inicial de Jordi Borja, son suficientes como para encontrar caminos y bifurcaciones que enriquezcan el debate, aproximaciones desde múltiples...

Seguir leyendo »

Carlos Javier Bugallo Salomón


20/05/2015

Política seria al servicio del nuevo municipalismo

En mi anterior contribución al Debate, referida al tema de los servicios públicos, quise hacer hincapié en que no sólo el liberalismo económico (tanto de derechas como de izquierda) es un enemigo declarado de los servicios públicos, sino también, y quizás en mayor medida, la rutina, la mediocridad y la corrupción en la gestión de esos servicios. Quiero ahora aportar unas reflexiones...

Seguir leyendo »

Cierre del debate

Jordi Borja

Geógrafo urbanista

Especial municipalismo

Debate emitido por Público TV el 20-5-15. Participaron Jordi Borja, ponente; Montserrat Muñoz, IU; Carme García Lores, PSC, alcaldesa de Rubí; Nacho Murgui, Ahora Madrid; Purificación Causapié, PSOE y el sociólogo Julio Alguacil. Moderó Pepa Roma.